Intervenciones de lo sobrenatural: el relato fantástico

Cuando en un texto lo sobrenatural irrumpe… ¿estamos frente a un relato fantástico? ¿siempre?

Para poder analizar los relatos que estamos leyendo desde el punto de vista del genérico, será necesario leer un poco  sobre el género fantástico…

 

Un intento de definir la literatura fantástica

La literatura fantástica se ha definido muchas veces por su oposición a la literatura realista: en un sentido amplio, se ha dicho que es aquella en la que se presentan elementos sobrenaturales. Así entendida la terminología, se podría afirmar que el cuento maravilloso es un tipo de relato propio de esta literatura. Sin embargo, hablar de la literatura fantástica como género implica hacer referencia a un tipo de relato particular, con sus características y elementos propios, en el cual el elemento extraordinario aparece en condiciones específicas.

Por eso, en un sentido más restringido, podríamos pensar el relato fantástico como aquel que, aunque toma lugar en un contexto realista, presenta un acontecimiento extraordinario. Es decir que podemos definir lo fantástico como un quiebre de la realidad cotidiana.

A diferencia de los personajes propios de los cuentos maravillosos, que viven en una tierra mágica, los personajes que aparecen en la literatura fantástica viven en un universo que el lector puede fácilmente identificar como propio. Pero, en un determinado momento de la narración, un elemento extraño y sobrenatural se introduce en sus vidas. Y, tanto para ellos como para el lector, esta aparición resulta perturbadora, tanto por lo repentina como por lo inexplicable.

En todo texto fantástico, se presenta un intento por explicar de manera racional un acontecimiento que se resiste a tal esclarecimiento, dejando únicamente una duda respecto de su origen.

Esta sensación de ambigüedad en relación con la naturaleza de lo sucedido se logra utilizando recursos tales como:

  • El uso de expresiones como “tal vez”, “quizás”, “acaso”, “parecía”, etc.

 

  • La voz del narrador (generalmente un narrador-protagonista) que se cuestiona acerca de la realidad de lo que experimenta.

 

  • La inclusión de personajes que experimentan situaciones traumáticas, que podrían derivar en alucinaciones, locura o ensoñaciones.

 

La definición de Tzvetan Todorov

Muchos teóricos se han dedicado al estudio de la literatura fantástica. Uno de ellos ha sido el búlgaro Tzvetan Todorov quien, en su obra Introducción a la literatura fantástica, se ocupó de delimitar los alcances del género para lograr una definición más ajustada.

Para él, lo que define al relato fantástico es la vacilación que experimentan los personajes de una narración ante un acontecimiento extraño que rompe con las leyes de lo real; duda que es compartida por el lector. Así, sólo se podría hablar del efecto fantástico mientas que sea posible titubear entre dos explicaciones para un mismo hecho: una racional y una sobrenatural.

A partir de esta premisa, Todorov opone lo que él llama fantástico puro a otros dos conceptos lindantes: lo extraño y lo maravilloso. Si el fenómeno que parecía sobrenatural se explica de manera racional al final del relato, entonces estaríamos en el terreno de lo insólito o extraño. Lo que a primera vista parecía escapar a las leyes de la naturaleza resulta no ser otra cosa que un engaño de los sentidos, explicable por estas mismas leyes. En cambio, si el fenómeno recibe una explicación que remite a leyes que se oponen a la realidad conocida, entonces estaríamos en el ámbito de lo maravilloso.

Sin embargo, Todorov reconoce que los límites no resultan nunca tan claros, y por eso propone zonas lindantes, que no podrían identificarse claramente con ninguna de las tres categorías. Así, llama fantástico-insólito al relato que, si bien explica racionalmente las dudas suscitadas por algún hecho, abunda en coincidencias sospechosas, convirtiendo en poco probable la explicación dada. Por otra parte, llama fantástico-maravilloso al texto que acepta la interpretación irracional tras la vacilación inicial. La diferencia con lo maravilloso puro residiría, entonces, en que allí los eventos sobrenaturales son parte de la realidad del relato, y no reciben reacción particular por parte de los personajes o del lector.

 

El fantástico y la ciencia ficción

El fantástico comparte elementos con otro género que, hasta ahora, no hemos mencionado: la ciencia ficción.

Ambos géneros presentan elementos cuya lógica se contradice con el funcionamiento de la realidad conocida. La diferencia radica en la explicación que cada uno propone para estos elementos extraordinarios: mientras que el fantástico plantea una posible explicación a través de fuerzas sobrenaturales, la ciencia ficción provee causas “cientifizadas” que pretenden adaptarse a la racionalidad del orden conocido, y que incluso aparecen como posibles en el futuro del mundo real.

Esta entrada fue publicada en 2019, materiales para trabajar, PRIMER TRIMESTRE, Segundo año. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *