ANTES DE EMPEZAR CON LA CAUTIVA

Hola chicos, hoy vamos a trabajar con La Cautiva. Pero, antes de comenzar, tenemos que entender el contexto histórico-social, sin el cual no podremos analizar la obra de Echeverría.

La Cautiva es un texto fundacional de la literatura argentina. Es decir que se trata de uno de los primeros textos de nuestra literatura, y por eso es una de las obras que la fundó.

Nuestro joven país estaba en formación, y así como se estaba estableciendo su organización política, también debía crearse su cultura. Las primeras obras de nuestra literatura sentaron las bases de nuestra tradición literaria, y mostraron la ideología de la época.

La publicación del extenso poema épico de Echeverría puede datarse en 1837. Desde su título, podemos adelantar que el texto trata sobre los malones de indígenas que, en sus batallas contra los criollos, tomaban a sus mujeres cautivas. Así, Echeverría nos sitúa en la frontera entre las tierras ocupadas por criollos y españoles, y el desierto a conquistar.

Recordemos lo que estaba pasando en ese momento en nuestro país. Como ustedes lo están estudiando en historia, vamos a recordar lo que están viendo con Belén:

Con la revolución de mayo, comienza a formarse de a poco el estado argentino y con ello, nuestra identidad: ni más, ni menos. Surgen preguntas en relación a la organización de nuestro país: ¿Homogeneizar o mantener autonomías provinciales? ¿Europeizar? ¿Integrar al marginal? (en ese momento: negros, indios y gauchos).

A medida que avanza el siglo XIX, se definen las fronteras culturales de la “civilización y barbarie”, y de la tierra española y el desierto. El país se dividía entre la tierra ocupada por los españoles y criollos, y la extensión de tierra que todavía ocupaban los indios. Este espacio fue mal llamado desierto. A medida que avanza la definición de fronteras, el originario pasa a ser un problema erradicar. Así ira avanzando la frontera hasta 1879, con la final expansión de Roca y “conquista del desierto”.

Para entender lo que sucedía, es importante tener en cuenta que la frontera no era una línea, sino un lugar de encuentro e intercambio cultural.

La segunda mitad del siglo XIX suma un nuevo elemento a la población: inmigrantes europeos que llegan a nuestra tierra  que dan testimonio de la revolución industrial que vivía Europa. Como existía un déficit poblacional, comienza la inmigración, fomentada por los gobiernos argentinos. A los hombres de la época les preocupaba poblar el mal llamado “desierto”, que en rigor era tierra de indio. Para el hombre del siglo XIX, las civilizaciones eran las que venían de Europa, que traía el progreso, las maquinarias, los ferrocarriles y telégrafos, los blancos, los superiores, los educados. Los otros eran los negros, los indios, el gaucho, los vagos, los que no quieren trabajar. Esta descripción del blanco hacia otro de otro color es una actitud que supone todo un modelo social, cultural y económico. Esa es la visión europeísta exacerbada en el siglo XIX que justificó la conquista.

CONSIGNAS PARA LA CLASE DE HOY:

LA SUBJETIVIDAD Y LAS DISTINTAS MIRADAS

  1. Explicar en un audio o video cuál es la imagen del indio que esperan encontrar en el texto de Echeverría. Tengan en cuenta el contexto y todo lo que estudiaron y vieron en historia hasta ahora.
  2. Los indios no sabían leer ni escribir. Pero… ¿qué tipo de producción literaria podrían haber realizado si hubiesen podido hacerlo? La idea es que, desde la voz del indio, creen algún texto literario. Puede ser: un monólogo interior, un poema, una canción. Pueden pensar ustedes alguna otra alternativa. La idea es que expresen, a través de la literatura, la otra mirada. Que puedan dar cuenta de las emociones que podrían enfrentar los indios ante la mirada del blanco, ante esa visión europeísta, ante su imperialismo y colonialismo.

PARA TENER EN CUENTA: realizamos la actividad dos dentro del contexto de nuestra clase. Pero también será una actividad que participará de la paleta de inteligencias múltiples que están realizando en historia. En este caso, están trabajando la inteligencia verbal-lingüística.

AL TERMINAR, DEBEN SUBIRLO A SUS BLOGS CON EL TÍTULO: ACTIVIDAD DE ANTICIPACIÓN PARA TRABAJAR CON LA CAUTIVA. DEBEN INCLUIRLO EN LAS CATEGORÍAS “HISTORIA” Y “LITERATURA” (O LENGUA).

¡Bienvenido 2020!

Bienvenido 2do año del Colegio Las Cumbres a un nuevo curso de Lengua y Literatura

Después de todo un verano de descanso, ponerse en marcha puede costar un poco… por eso vamos a comenzar el año con una «entrada en calor», como si fuese un entrenamiento deportivo.

Nuestra primera actividad del año será práctica; un ejercicio de escritura sencillo, pero que nos va a servir para entrar en ritmo.

Consigna de trabajo:

  1. Escribir un relato en el que se cuente algún episodio vivido durante las vacaciones. Puede tratarse de un episodio llamativo, digno de mención, o puede tratarse de un episodio cotidiano, de lo más ordinario. Lo importante es que se presente de manera narrativa. ¡Atención! Hay que tener en cuenta que no se está pidiendo que se relate lo que se hizo en las vacaciones. La idea no es presentar una crónica de viajes, ni un recuento de paseos. Tienen que elegir algún episodio concreto, y narrarlo.

 

Vamos a un ejemplo:

Era temprano. Serían las 9 de la mañana, no más tarde que eso. La niña tenía hambre, y por eso tuve que abandonar el cómodo sillón en el que me había acomodado a mirar el noticiero. Una noticia sobre el clima quedó por la mitad, y yo ya no pude saber si aquel día llovería hacia el final de la tarde.

Me levanté despacio, porque estaba de vacaciones y podía perder el tiempo. Pero los bramidos de la pequeña aceleraron mi ritmo y, de pronto, ya estaba en la cocina. Abrí la heladera y tomé el agua (Glaciar, baja en sodio). Luego vertí exactamente 120 mililitros en la pequeña mamadera de plástico. La llevé al microondas y programé el equipo para que la calentara durante tan solo treinta segundos.

Treinta segundos son muy poco tiempo, y sin embargo el tiempo muerto entre tarea y tarea me invitó a la reflexión. Pensé en que era muy conveniente vivir en este milenio, y disponer de electrodomésticos como el microondas, que facilitan la vida. Mi madre me calentaba la leche al fuego, y seguramente debía dedicar muchos más minutos de su día a la simple tarea de darme de comer… ¿o acaso mi madre tenía microondas, y era mi abuela la desdichada que no podía disfrutar de esta ayuda doméstica?

El bip bip biiiiiip del microondas me sacó del ensimismamiento en el que había caído rápidamente y supe que era hora de completar mi tarea. Extraje la mamadera con agua y la posicioné junto a la lata de leche maternizada. Abrí el plateado producto y, en su tapa azul, encontré la cucharita que servía, además, como medida. Está siempre en la tapa; quienes elaboran el producto lo pensaron así, para que no se pierda. Una cucharada, dos cucharadas, tres y cuatro. Una por cada 30 mililitros de agua. Luego tapé la mamadera con su correspondiente tapa rosca y, con una mano, la batí.

Las partículas de la leche en polvo se fueron mezclando con el agua, una por una. Una por una, es verdad, pero tan rápidamente que en pocos instantes la leche estaba lista.

Pronto regrese al living, donde mi niña me esperaba ansiosa. En la tele había reaparecido el hombre que, en el noticiero de la mañana, informa sobre el tiempo. Esa tarde no llovería.

 

Para la segunda parte del trabajo, vamos a introducir una problemática con la que vamos a trabajar durante todo el trimestre.

¿Cómo interviene lo sobrenatural en la literatura?

A partir de esta pregunta, trabajaremos con la segunda consigna.

Consigna:

  1. Pensar un evento sobrenatural que pueda intervenir en el relato.

¿Cómo? De la manera que se les ocurra ¿Qué elemento? Sean creativos.

Es posible que tengan la mente en blanco, es posible que después de las vacaciones sientan que no se acuerdan cómo hacían para resolver las consignas de clase tan rápidamente. Es posible que añoren la tranquilidad de enero…

En ese caso, les propongo una solución. Cambien su relato con el de un compañero, lean el relato amigo, y luego discutan entre los dos qué evento sobrenatural podría intervenir en cada caso. Luego del intercambio de ideas, vuelvan cada uno a su trabajo y escriban… esta parte es individual.

 

Acá va mi ejemplo:

PROBLEMAS DE VERANO

Era temprano. Serían las 9 de la mañana, no más tarde que eso. La niña tenía hambre, y por eso tuve que abandonar el cómodo sillón en el que me había acomodado a mirar el noticiero. Una noticia sobre el clima quedó por la mitad, y yo ya no pude saber si aquel día llovería hacia el final de la tarde.
Me levanté despacio, porque estaba de vacaciones y podía perder el tiempo. Pero los bramidos de la pequeña aceleraron mi ritmo y, de pronto, ya estaba en la cocina. Abrí la heladera y tomé el agua (Glaciar, baja en sodio). Luego vertí exactamente 120 mililitros en la pequeña mamadera de plástico. La llevé al microondas y programé el equipo para que la calentara durante tan solo treinta segundos.
Treinta segundos son muy poco tiempo, y sin embargo el tiempo muerto entre tarea y tarea me invitó a la reflexión. Pensé en que era muy conveniente vivir en este milenio, y disponer de electrodomésticos como el microondas, que facilitan la vida. Mi madre me calentaba la leche al fuego, y seguramente debía dedicar muchos más minutos de su día a la simple tarea de darme de comer… ¿o acaso mi madre tenía microondas, y era mi abuela la desdichada que no podía disfrutar de esta ayuda doméstica?
El aire estaba extraño. Caí en un profundo ensimismamiento, y pronto sentí que ya no podría salir de él. Me sentí más pesada. Sentía como si mi cuerpo se transformara en plomo. Sentía que mi mente era liviana y se elevaba, mientras que mi cuerpo se hundía en la pesadez de una mañana diferente. Treinta segundos son muy poco tiempo, pero esa mañana duraron una eternidad.
De pronto, el bip bip biiiiiip del microondas me despertó rápidamente y supe que era hora de completar mi tarea. Extraje la mamadera con agua y la posicioné junto a la lata de leche maternizada. Abrí el plateado producto y, en su tapa azul, encontré la cucharita que servía, además, como medida. Está siempre en la tapa; quienes elaboran el producto lo pensaron así, para que no se pierda. Una cucharada, dos cucharadas, tres y cuatro. Una por cada 30 mililitros de agua. Luego tapé la mamadera con su correspondiente tapa rosca y, con una mano, comencé a batir.
Usualmente, cuando uno bate polvo dentro de un medio líquido, este se mezcla fácilmente. Cada partícula de leche debía mezclarse con el agua. El agua debía volverse más espesa y adquirir un color claro. En breves instantes, el producto debía estar terminado. Pero ese día había algo en el ambiente, algo extraño… la leche en polvo seguía perfectamente separada del agua, como una isla en medio del océano.
Al comienzo batí la mamadera como siempre, sin prestar atención. Pero al no obtener el resultado deseado, comencé a desesperarme. Tomé el objeto plástico que tanto conocía con ambas manos y lo sacudí frenéticamente. Mientras estaba en movimiento, podía ver cómo el polvo se esparcía dentro del agua, pero sin llegar a mezclarse. Y al dejar la mamadera en reposo podía verla nuevamente: la isla de leche.
Desde la otra habitación me llegaba el llanto estridente de mi pequeña, que esperaba su comida ansiosa. Sus gritos no colaboraron con mis nervios y en la desesperación probé algo diferente. Abrí la tapa de la mamadera y comencé a revolver el contenido con una cuchara. El montículo de leche se deshizo en partículas danzantes que ocuparon todo el espacio. Me apuré a poner la tapa y cerrar la mamadera. Pero al quedar el líquido en reposo, me di cuenta de que no había triunfado.
Pronto regrese al living, donde mi niña me esperaba hambrienta. Todavía tenía la inútil mamadera sujeta entre mis dos manos, y todavía la agitaba sin darme por vencida. En la tele había reaparecido el hombre que, en el noticiero de la mañana, informa sobre el tiempo. Esa tarde no llovería, pero yo ya no pude saberlo porque ya no pude escuchar el informe. Todos mis sentidos estabas concentrados en un único objetivo. En un acto de exasperación, sacudí la mamadera mientras saltaba y agitaba mis brazos; todo a la vez.
De pronto, como si desde dentro se ejerciera una presión incontenible, la mamadera se escapó de mis manos, se elevó en el aire y explotó en pedacitos. Mi living se vio transformado en una isla de leche. 

Consigna para trabajar con las hermanas Ocampo

Elegir una de las siguientes consignas:

1. Presentar un ensayo argumentativo que permita sostener la siguiente afirmación: «Silvina Ocampo utiliza el género fantástico para trabajar con el binomio vida/muerte».

El argumento debe desarrollar un mínimo de 3 argumentos.

La utilización de citas resulta obligatoria.

Se deben tomar en cuenta los 3 textos leídos en clase.

2. Presentar un ensayo argumentativo que permita sostener la siguiente afirmación: «Las hermanas Ocampo se enfrentaron a los estereotipos femeninos de su época, tanto a partir de su vida como a través de su obra».

El argumento debe desarrollar un mínimo de 3 argumentos.

La utilización de citas resulta obligatoria.

Se deben tomar en cuenta por lo menos 2 de los textos leídos en clase.

TERCER TRIMESTRE: ACTIVIDAD 1

Durante el tercer trimestre vamos a estudiar a las hermanas Ocampo. Revisaremos algunos aspectos de sus biografías, y nos centraremos en algunos de los textos que conforman sus obras.

Para comenzar, trabajaremos con una breve presentación que nos ayudará a comprender quiénes fueron las hermanas Ocampo:

https://www.slideshare.net/secret/vFaw3bCjO6nJi4

Esta presentación permite conocer mejor a las hermanas Ocampo, y especialmente a la mayor de la familia: Victoria.

A partir de los aspectos de su biografía estudiados, propongo una consigna de escritura:

Imaginar que Victoria Ocampo lleva un diario personal. Luego, elegir alguna situación de su vida (de aquellas estudiadas en la presentación) e inventar la entrada a su diario.

Ejemplos:

Un día en el viaje en barco rumbo a Europa.

El día que conoció París.

El día que conoció a su futuro marido.

El día que publicó un artículo en el diario La Nación.

En su Luna de Miel, cuando descubre una correspondencia entre su marido y su padre.

Un día en la cárcel.

Los verboides en la oración: construcciones verboidales

Los verbos y los verboides

Todo verbo conjugado puede dividirse en dos partes: raíz y desinencia.
EJ: Juan corría rápidamente.
Verbo: corría Raíz: corr Desinencia: ía
La raíz de un verbo contiene su significado básico (ACCIÓN)
La desinencia del verbo presenta sus rasgos gramaticales: tiempo, aspecto, modo, número, persona.

ACLARACIÓN: gracias a los rasgos gramaticales, los verbos pueden concordar con el sujeto. Por eso unen sujeto y predicado, y funcionan como núcleos oracionales.

LOS VERBOIDES (o formas no conjugadas del verbo) son formas verbales que no presentan los rasgos gramaticales que caracterizan al verbo (tiempo, aspecto, modo…).
Como no están conjugados, no pueden funcionar NUNCA como núcleos verbales del predicado (NV).

 

Los verboides en la oración

Los verboides no funcionan como NV. Tienen, dentro de la oración, distintas funciones sintácticas:

  •  INFINITIVO: lo reconocemos por sus terminaciones en –AR – ER –IR (amar, temer, partir).
  • Funciona sintácticamente como un sustantivo (lo encontraremos habitualmente como sujeto, objeto, predicativo término de preposición).
  • PARTICIPIO: lo reconocemos por sus terminaciones en –ADO/A(S) –IDO/A(S) (amado/amada/amados/amadas, temido/temida/temidos/temidas, partido/partida/partidos/partidas).
    Si bien no presenta marcas de tiempo, aspecto y modo, hay que tener en cuenta que los participios varían en género y número.
  • Función sintáctica: como adjetivos (lo encontraremos generalmente como modificadores y predicativos).
  • GERUNDIO: lo reconocemos por su terminación en –NDO -ando/-iendo (amando, temiendo, partiendo).
  • Función sintáctica: como adverbio (lo encontraremos como circunstancial).

Los verboides son formas verbales y, por eso, aunque no funcionen sintácticamente “como verbos”, aceptan modificadores verbales tales como: CIRCUNSTANCIALES – OBJETOS – PREDICATIVOS.

 

EJEMPLOS:

Jugar es divertido.

Matías suspiró cansado.

Ellos van al colegio corriendo.

Jugar con mi hermano mayor es divertido.

Matías suspiró cansado extremadamente.

Ellos van al colegio corriendo rápidamente.

Mirar la tele me entretiene.

Necesito decir la verdad.

La mujer abrigada con pieles me miró feo.

Los hijos estaban acostados en sus camas.

Los niños juegan riendo alegremente.

La pequeña cantaba abriendo la boca.

Personajes mágicos: análisis de los personajes de Gabriel García Márquez

A partir de la lectura del libro Del amor y otros demonios, explicar por qué podemos afirmar que García Márquez presenta personajes que traspasan los límites de la realidad.

Tener en cuenta el siguiente fragmento, y proponer otras:

Cayetano Delaura fue al convento de Santa Clara al día siguiente. Llevaba el hábito de lana cruda a pesar del calor, el acetre del agua bendita y un estuche con los óleos sacramentales, armas primeras en la guerra contra el demonio. La abadesa no lo había visto nunca, pero el ruido de su inteligencia y su poder había roto el sigilo de la clausura. Cuando lo recibió en el locutorio a las seis de la mañana le impresionaron sus aires de juventud, su palidez de mártir, el metal de su voz, el enigma de su mechón blanco.
Pero ninguna virtud habría bastado para hacerle olvidar que era el hombre de guerra del obispo. A Delaura, en cambio, lo único que le llamó la atención fue el alboroto de los gallos.
«No son sino seis pero cantan como ciento», dijo la abadesa. «Además, un cerdo habló y una cabra parió trillizos». Y agregó con ahínco: «Todo anda así desde que su obispo nos hizo el favor de mandarnos este regalo
emponzoñado».
Igual alarma le causaba el jardín florecido con tanto ímpetu que parecía contra natura. A medida que lo atravesaban le hacía notar a Delaura que había flores de tamaños y colores irreales, y algunas de olores insoportables.
Todo lo cotidiano tenía para ella algo de sobrenatural. A cada palabra, Delaura sentía que era más fuerte que él, y se apresuró a afilar sus armas.

Actividad con verboides

“Estabas distraídp. Tu mirada trataba de descifrar el significado de
aquel cuadro antiguo reflejado en el espejo, por eso no te diste
cuenta de lo que sucedió en realidad. Yo fui corriendo hacia la
ventana. Mi pie rozó la base de hierro de la consola junto a la que
estabas, produciendo un ruido metálico que llegó hasta donde
estaba la enfermera. Ella estaba distraída: por eso no se dio cuenta
de que la aguja del tocadiscos se detenía en el mismo surco,
ocasionando la repetición tediosa de una frase sin sentido”.

Repaso para el 2do trimestral

CONSIGNA 1: LA TRADUCCIÓN

Identificar en La traducción los siguientes elementos:
Características del policial clásico
Características del policial negro (o en las que rompe con el policial clásico)
Características del género fantástico
Características del género terror/misterio

 

CONSIGNA 2: ANÁLISIS SINTÁCTICO

Sintaxis: Identificar las oraciones unimemebres y aquellas que presenten PNV. Luego, analizarlas sintácticamente.
El Hall del hotel, un frío recinto.
En la mañana, el café con leche y las tostadas.
Calenté agua para el mate.
Había autos estacionados en la vereda.
Una mañana de invierno.
La humedad de la playa enfrió mis huesos.
El trimestral de Lengua, una evaluación complicada.
El complicado trimestral de Lengua.

Nueva consigna de escritura: el caso policial

Al comenzar a estudiar el género policial consideramos la siguiente afirmación: 

 

«podemos identificar dos elementos que deben existir en un relato para que este pueda definirse como «un relato policial»: la trama debe organizarse en torno a un caso, y el protagonista debe asumir el rol de investigador. En todo relato policial, el protagonista (generalmente un detective o policía) investiga un crimen cometido por un autor desconocido, en circunstancias sospechosas. El hecho delictivo, realizado en claro quebranto de la ley, puede ser de cualquier tipo: asesinato, robo, chantaje»

 

Hace unas semanas creamos una de «las patas» del relato, el investigador. Así que ahora tenemos que crear la otra. 

 

CONSIGNA DE TRABAJO: imaginar un CASO policial que pueda ser presentando a su investigador. 

Dividir la tarea en tres partes: 

  1. Imaginar el crimen en su totalidad (autor, circunstancias, motivo)
  2. Considerar sólo aquello que será conocido para quien presente el caso al investigador. En este caso no se debe incluir, entre otras cosas, al autor del hecho. Pero sí se tiene que pensar en las pistas que servirán para guiar al investigador hacia la correcta resolución del caso. 
  3. Redactar como si fuera parte de un cuento policial, la presentación del caso al detective y el pedido de su resolución. 

ATENCIÓN: recuerden que su investigador es un personaje típico del policial clásico. Por lo tanto, el caso también debe corresponder a este tipo de relato policial.