Período de Orientación y Evaluación – Diciembre 2019 – Segundo Año

¡Hola chicos! ¡Ya empezamos a prepararnos para diciembre!

En esta entrada encontrarán todo lo que necesitan para organizar este período.

Empezamos con el plan de trabajo para diciembre, donde encontrarán las fechas y horarios que tienen que agendar. También van a poder revisar los requisitos para la aprobación.

Plan_de_Trabajo_-_Dic_2019

 

A continuación les dejo el esquema de contenido nodales. Les servirá para ver qué tienen que estudiar para cada trimestre.

Esquema de contenidos nodales 2019 – 2do año

 

Para poder rendir, el primer día de orientación van a tener que presentar una ejercitación completa. Lo que sigue son las consignas de trabajo:

EJERCICIOS PARA EL PRIMER TRIMESTRE

EJERCICIOS PARA EL SEGUNDO TRIMESTRE

EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE

 

¡MUCHA SUERTE! ¡Y VAMOS A ESTUDIAR!

 

Los verboides en la oración: construcciones verboidales

Los verbos y los verboides

Todo verbo conjugado puede dividirse en dos partes: raíz y desinencia.
EJ: Juan corría rápidamente.
Verbo: corría Raíz: corr Desinencia: ía
La raíz de un verbo contiene su significado básico (ACCIÓN)
La desinencia del verbo presenta sus rasgos gramaticales: tiempo, aspecto, modo, número, persona.

ACLARACIÓN: gracias a los rasgos gramaticales, los verbos pueden concordar con el sujeto. Por eso unen sujeto y predicado, y funcionan como núcleos oracionales.

LOS VERBOIDES (o formas no conjugadas del verbo) son formas verbales que no presentan los rasgos gramaticales que caracterizan al verbo (tiempo, aspecto, modo…).
Como no están conjugados, no pueden funcionar NUNCA como núcleos verbales del predicado (NV).

 

Los verboides en la oración

Los verboides no funcionan como NV. Tienen, dentro de la oración, distintas funciones sintácticas:

  •  INFINITIVO: lo reconocemos por sus terminaciones en –AR – ER –IR (amar, temer, partir).
  • Funciona sintácticamente como un sustantivo (lo encontraremos habitualmente como sujeto, objeto, predicativo término de preposición).
  • PARTICIPIO: lo reconocemos por sus terminaciones en –ADO/A(S) –IDO/A(S) (amado/amada/amados/amadas, temido/temida/temidos/temidas, partido/partida/partidos/partidas).
    Si bien no presenta marcas de tiempo, aspecto y modo, hay que tener en cuenta que los participios varían en género y número.
  • Función sintáctica: como adjetivos (lo encontraremos generalmente como modificadores y predicativos).
  • GERUNDIO: lo reconocemos por su terminación en –NDO -ando/-iendo (amando, temiendo, partiendo).
  • Función sintáctica: como adverbio (lo encontraremos como circunstancial).

Los verboides son formas verbales y, por eso, aunque no funcionen sintácticamente “como verbos”, aceptan modificadores verbales tales como: CIRCUNSTANCIALES – OBJETOS – PREDICATIVOS.

 

EJEMPLOS:

Jugar es divertido.

Matías suspiró cansado.

Ellos van al colegio corriendo.

Jugar con mi hermano mayor es divertido.

Matías suspiró cansado extremadamente.

Ellos van al colegio corriendo rápidamente.

Mirar la tele me entretiene.

Necesito decir la verdad.

La mujer abrigada con pieles me miró feo.

Los hijos estaban acostados en sus camas.

Los niños juegan riendo alegremente.

La pequeña cantaba abriendo la boca.

Actividad con verboides

“Estabas distraídp. Tu mirada trataba de descifrar el significado de
aquel cuadro antiguo reflejado en el espejo, por eso no te diste
cuenta de lo que sucedió en realidad. Yo fui corriendo hacia la
ventana. Mi pie rozó la base de hierro de la consola junto a la que
estabas, produciendo un ruido metálico que llegó hasta donde
estaba la enfermera. Ella estaba distraída: por eso no se dio cuenta
de que la aguja del tocadiscos se detenía en el mismo surco,
ocasionando la repetición tediosa de una frase sin sentido”.

Repaso para el 2do trimestral

CONSIGNA 1: LA TRADUCCIÓN

Identificar en La traducción los siguientes elementos:
Características del policial clásico
Características del policial negro (o en las que rompe con el policial clásico)
Características del género fantástico
Características del género terror/misterio

 

CONSIGNA 2: ANÁLISIS SINTÁCTICO

Sintaxis: Identificar las oraciones unimemebres y aquellas que presenten PNV. Luego, analizarlas sintácticamente.
El Hall del hotel, un frío recinto.
En la mañana, el café con leche y las tostadas.
Calenté agua para el mate.
Había autos estacionados en la vereda.
Una mañana de invierno.
La humedad de la playa enfrió mis huesos.
El trimestral de Lengua, una evaluación complicada.
El complicado trimestral de Lengua.

Temas para el segundo trimestral de Lengua y Literatura – 2do año

Chicos, en esta entrada les comparto una lista con los temas que tienen que revisar para el trimestral.

– El relato policial. Definiciones. Características del género y elementos propios. Diferencias entre tipos de policial: el policial clásico y el policial duro o negro.

– Lectura del libro La traducción de Pablo de Santis.

– Las oraciones unimembres. Ordenadas en torno a un verbo impersonal. Ordenadas en torno a un sustantivo.

– El predicado no verbal. El predicado no verbal nominal. El predicado no verbal adverbial.

– Adverbios y locuciones adverbiales.

– La descripción.

 

Nueva consigna de escritura: el caso policial

Al comenzar a estudiar el género policial consideramos la siguiente afirmación: 

 

«podemos identificar dos elementos que deben existir en un relato para que este pueda definirse como «un relato policial»: la trama debe organizarse en torno a un caso, y el protagonista debe asumir el rol de investigador. En todo relato policial, el protagonista (generalmente un detective o policía) investiga un crimen cometido por un autor desconocido, en circunstancias sospechosas. El hecho delictivo, realizado en claro quebranto de la ley, puede ser de cualquier tipo: asesinato, robo, chantaje»

 

Hace unas semanas creamos una de «las patas» del relato, el investigador. Así que ahora tenemos que crear la otra. 

 

CONSIGNA DE TRABAJO: imaginar un CASO policial que pueda ser presentando a su investigador. 

Dividir la tarea en tres partes: 

  1. Imaginar el crimen en su totalidad (autor, circunstancias, motivo)
  2. Considerar sólo aquello que será conocido para quien presente el caso al investigador. En este caso no se debe incluir, entre otras cosas, al autor del hecho. Pero sí se tiene que pensar en las pistas que servirán para guiar al investigador hacia la correcta resolución del caso. 
  3. Redactar como si fuera parte de un cuento policial, la presentación del caso al detective y el pedido de su resolución. 

ATENCIÓN: recuerden que su investigador es un personaje típico del policial clásico. Por lo tanto, el caso también debe corresponder a este tipo de relato policial.

Consigna de escritura para trabajar juntos

La consigna para la clase de este jueves será la siguiente:

Crear un personaje característico del relato policial clásico y describirlo.

ACLARACIONES: la descripción debe ser completa (debe consignar las características físicas y psicológicas del personaje) y debe pensarse como una descripción literaria (diferente, por ejemplo, a aquellas que pueden encontrarse en los libros de ciencia).

Y UNA IDEA MÁS: el que se anime puede incluir, además, un dibujo que acompañe la descripción.

DEBEN CREAR UNA ENTRADA EN SUS BLOGS CON EL TÍTULO: «UN PERSONAJE DEL POLICIAL CLÁSICO:

 

A continuación, presento mi propio personaje:

La señorita Broom

Usted está buscando un investigador privado, ¿estoy en lo cierto? No me pregunte cómo me enteré, pero lo sé y conozco a alguien que puedo recomendarle: la señorita Broom.

Seguramente en este momento usted se esté preguntando si la conoce. Pues yo puedo responderle con seguridad que jamás la ha visto.

¿Qué cómo lo sé? Pues si la hubiese visto, lo recordaría. La señorita Broom es un personaje inolvidable…

Y ahora que sabe que no la conoce debe estar creando, en su mente, una imagen para hacer coincidir con el nombre. Pero, muy posiblemente, su imaginación va a crear una imagen falsa.

Déjeme ayudarlo:

Por empezar, usted debe estar pensando que estamos hablando de una mujer muy joven, pero se equivoca. La señorita Broom no lleva el título de “señorita” por su corta edad, sino porque aún es soltera.

¿Se pregunta por qué? No se preocupe, muchos lo hacen. Muchos se han atrevido a preguntárselo a ella, y ella no duda en replicar: “no crean que no me he casado porque no he podido. Si no tengo marido es porque nunca conseguí uno”. Quizás usted ahora sienta pena por ella, pero no debería, La señorita Broom no da pena; es una mujer fuerte, severa y muy segura de sí misma. No lo olvide.

Pero volviendo a la cuestión de su edad… debo aclararle que no la sé con exactitud, la señorita Broom nunca la diría. Sin embargo, podemos ver que cada vez mas canas van invadiendo su cabeza, colocándose distraídamente por cualquier lado y con más decisión en la sienes, y dándole a su melena un aspecto aún más electrizado que el que ya tiene por naturaleza.

Muchos creen que es ese pelo el que le confiere a la señorita Broom un aspecto de escoba, pero se equivocan. El pelo es tan solo uno de los muchos rasgos que la asemejan a este objeto de uso doméstico. Sus piernas flacas y kilométricas, su torso alargado y su cuello estirado poseen esa longitud propia del palo de escoba. Ayuda, además, a esta identificación el hecho de que la señorita Broom elija siempre ropas color marrón claro, casi del color de la madera, y que siempre lleve los brazos pegados al cuerpo. La palidez amarillenta de su tez, combinada con su melena rubia, se asemeja a la paja y completa la imagen. Pero aquello que hace que quien mire a la señorita Broom recuerde inmediatamente a una escoba no es sólo su aspecto físico, sino también su manera de moverse: la señorita Broom no camina, se desliza. Jamás levanta los pies.

¿Está desconcertado? Lo veo en su cara. Sé lo que está pensando. Usted se está preguntando qué me lleva a recomendarle, para resolver su caso, a una vieja flacucha que se arrastra por el piso y que, probablemente, encontrará una enorme dificultad en salir a la calle, en buscar evidencia, en perseguir a los sospechosos. Pues escuche bien; la señorita Broom no hará nada de todo eso. La señorita Broom es una señorita: no se ensuciará las manos jamás.

No le ha gustado escuchar esto, lo sé. Sé que usted ha puesto a mucha gente a tratar de resolver su caso, sé que tiene a la policía trabajando en ello y sé que pensará que si ninguno de ellos, que han trabajada arduamente, ha logrado nada, menos aún lo conseguirá alguien desde la distancia. Reconozco, en su cara, el escepticismo.

Pero vaya a verla y cuéntele su caso; explíquele lo que sabe, lo que tiene. Quizás ella le haga alguna pregunta más, quizás le pida hablar con algún testigo o ver algún objeto relacionado con la causa, quizás se tome un día o dos… y luego resolverá su caso.

Usted se estará preguntando cómo; cómo una mujer podrá, desde la distancia, descubrir la verdad. Qué la hace tan distinta y tan especial como para lograr lo que nadie ha logrado. Pues puedo responderle.  Es su cerebro, su enrome, brillante y misterioso cerebro, lo que la hace única. Usted le contará su caso y ella pensará, razonará, no hará otra cosa. Pero, se lo aseguró, resolverá el enigma.

Esta entrada fue publicada en tareas.

Un poco de información sobre el género policial

¿Qué define al relato policial?

El relato policial gozó, a lo largo de los años, de una gran difusión. Muchos escritores eligieron escribir dentro de este género, lo que tuvo como consecuencia la generación de distintos tipos de relatos, que variaban de acuerdo con las características personales del autor, la época en la que escribió y la corriente a la que perteneció. Por eso, resulta imposible pensar en una serie de categorías que puedan identificarse como propias del género en general.

Sin embargo, podemos identificar dos elementos que deben existir en un relato para que este pueda definirse como “un relato policial”: la trama debe organizarse en torno a un caso, y el protagonista debe asumir el rol de investigador. En todo relato policial, el protagonista (generalmente un detective o policía) investiga un crimen cometido por un autor desconocido, en circunstancias sospechosas. El hecho delictivo, realizado en claro quebranto de la ley, puede ser de cualquier tipo: asesinato, robo, chantaje, etc.

Debido a que la narración coincide con una investigación policial, la estructura de este tipo de relatos es inversa a aquella de la narrativa tradicional: en lugar de avanzar hacia el futuro, el relato policial comienza contando un delito, y luego se procede a descubrir las condiciones en que este se realizó, y a su autor. Así, el “tiempo” transcurre en los dos sentidos: mientras que la investigación avanza hacia el futuro, la resolución del misterio viaja en sentido opuesto, hacia el pasado.

 

Tipos de policial

Si bien todo relato policial debe involucrar un caso y tener como protagonista a un investigador, estos elementos pueden adquirir modalidades diversas. Según el tipo de crimen y las características del detective, es posible distinguir dos tipos de policial:

 

  1. El policial clásico o policial de enigma:

En este tipo de relatos, el crimen es tratado como un problema matemático y, por lo tanto, se ve separado de su motivación social. Aunque los delitos que se narran pueden ser de cualquier tipo (incluso violentos asesinatos), se evita la alusión a cualquier tipo de detalle morboso.

El detective es un investigador amateur (un autodidacta que no ha recibido la formación profesional de un policía) a quien le interesan los enigmas, y que lleva adelante la pesquisa por amor a la verdad. Como el caso se presenta como un enigma (o como un problema matemático), el detective, que es un razonador nato, lo resuelve a partir de la observación de las pistas y de la deducción. No utiliza la violencia, sino su propio cerebro.

Otra cuestión relativa a este tipo de policial es que el caso suele tener lugar en espacios interiores y cerrados, por lo que la investigación se circunscribe a este, y no presenta posibilidades ilimitadas.

 

  1. El policial negro o policial de acción:

En este tipo de relatos, el crimen pone de manifiesto un problema social y, por esta razón, la motivación del delito es central. Las raíces socioculturales de la delincuencia adquieren un lugar destacado y se toma en cuenta tanto la vida del criminal, como las razones por las cuales llevó adelante el delito. Así, la importancia del proceso de identificación del culpable se va desplazada.

Se trata de textos sumamente violentos que describen con detenimiento la escena del crimen, y en los cuales es frecuente la violencia y el derramamiento de sangre. Además, los crímenes ya no tienen lugar en cuartos cerrados, sino que se desatan en las calles, generalmente en los bajos fondos urbanos.

El detective es un profesional, que trabaja por una paga. No es un razonador puro, sino que se guía por corazonadas y se introducen en el mundo del hampa para resolver el caso; si es necesario, lucha físicamente y recurre a métodos poco lícitos para hallar al culpable.