Consigna:
1. Teniendo en cuenta las características de la ciencia ficción, crear un mundo posible que se manifieste como una …

A. Explicar cómo se conformó este mundo.
B. Describirlo.
C. Imaginar qué personajes lo habitan.

2. Explicar por qué este espacio es propio de la ciencia ficción, haciendo referencia a la teoría.

Cuestiones a evaluar:

1. Uso correcto del género.
2. Inclusión de elementos propios del género (cuantos más se presenten, mejor… siempre que sean correctos).
3. Redacción.
4. Creatividad.

Ejercicios de Diciembre 4to año

Queridos alumnos,

Disculpen la tardanza en subir los ejercicios para diciembre, fue un descuido mio. Los hice cortos para que lleguen a tiempo a terminarlos para la semana que viene. Estoy confiado de que van a poder 🙂

Cualquier duda que tengan, ya saben que pueden escribirme a franciscorivarola7@gmail.com

¡Saludos y mucha suerte! Nos vemos la semana que viene

P.S: ¡Pueden traer cosas para comer o tomar durante los dias de diciembre asi estudiamos con mas ganas!

Ejercicios 1er trimestre (1)

Ejercicios 2ndo trimestre (1)

Ejercicios de Diciembre 2ndo año

Queridos alumnos,

Disculpen la tardanza en subir los ejercicios para diciembre, fue un descuido mio. Los hice cortos para que lleguen a tiempo a terminarlos para la semana que viene. Estoy confiado de que van a poder 🙂

Cualquier duda que tengan, ya saben que pueden escribirme a franciscorivarola7@gmail.com

¡Saludos y mucha suerte! Nos vemos la semana que viene

P.S: ¡Pueden traer cosas para comer o tomar durante los dias de diciembre asi estudiamos con mas ganas!

Ejercicios 1er trimestre

Ejercicios 2ndo trimestre

Ejercicios 3er trimestre

Un libro entrañable

En la semana de la lectura, una de las consignas propuestas fue la de la «suelta de libros». esta suponía una invitación masiva a dejar libros en espacios públicos, con un mensaje y la sugerencia de volver a soltarlo después de leerlo.

Si bien la propuesta es muy linda, todos sabemos que hay al menos un libro que no «soltaríamos» por nada del mundo… Ese libro, que nos resulta entrañable, que se ha convertido para nosotros en una especie de talismán y que, vulgarmente, denominamos «nuestro libro preferido».

Por eso, mi propuesta es que, sin desprendernos de ese libro, lo compartamos con los demás, para que todos puedan tener acceso a esa historia que nos hizo tan felices.

MI LIBRO ENTRAÑABLE

A mí me cuesta mucho elegir solo uno, ya que existen montones de historias que han marcado mi vida, y montones de libros que me han acompañado a lo largo de los años. Pero si tuviese que elegir un solo libro por lo que significó en la historia de mi vida como lectora, creo que elegiría este:

getBookImg

 

Historia de un amor exagerado, de Graciela Montes

Lo elijo porque es el libro que me inició en la lectura, y que me dio la oportunidad de conocer el placer de espiar una historia.

En este libro, dos compañeros de colegio se enamoran, pero deben enfrentar el dolor de la separación cuando los padres de la chica deciden abandonar el barrio y mudarse. Los chicos, que no se dejan vencer tan fácilmente, inventas maneras de sortear la distancia y recurren a toda clase de ideas creativas.

Cuando yo era muy chiquita, mi mamá nos leía este libro a mi y a mi hermana. Y para mí ese momento de lectura significaba la posibilidad de conocer otros mundos y otras vidas.

Recuerdo que me gustaba especialmente el prólogo del libro, que la escritora dedica a los chicos, y que encabeza con una foto de ella de pequeña. De esta manera, la autora «se me acercaba», y se convertía en mi par; abandonaba ese sillón altísimo e inalcanzable que, para los niños, ocupan algunos adultos a los que no saben hablarles y de los que se quieren separar.

 

Luego, en la facultad, conocí otro libro que marco mi trayectoria como lectora, y que creo que se relaciona mucho con la historia que tanto amé durante la niñez:

alessandro-manzoni-los-novios-centro-editor-3-tomos-375201-MLA20295384127_052015-F

Los novios, de Alessandro Manzoni

Este libro también cuenta la historia de dos enamorados que deben separarse, y que sólo se reencontrarán al final. El héroe del relato debe atravesar montones de desafíos, y enfrentarse con la dureza de un mundo que atraviesa hambrunas y pestes, y que se encuentra dominado por tiranos y maleantes.

Gracias a Los novios conocí el placer de leer una novela histórica, y de descubrir la historia a partir de la mirada del otro (en este caso, un joven campesino pobre). Además, esta novela me puso en contacto con la literatura italiana y con la cultura de un país que me representa, debido a mis orígenes.

Contenidos generales de sintaxis

Para empezar a trabajar con la sintaxis, repasamos los contenidos más básicos:

EL SUJETO: sintaxis – repaso – el sujeto

EL PREDICADO: sintaxis – repaso – el predicado

UNA CLASE DE PALABRAS QUE DEBEMOS RECORDAR: sintaxis – repaso – preposiciones

El jueves 19 de marzo tendremos un prueba sobre estos temas… NO OLVIDAR!!!

La poesía humorística de Tim Burton

Comenzamos a trabajar con el humor en textos literarios.

Leímos algunos poemas del autor Tim Burton y aquí están los análisis realizados en clase:

Análisis de Palillo y Cerilla enamorados

Análisis de Lady Alfiletero

Encontramos algunas características propias de la obra entera:

– El tópico de la «otredad»

– El absurdo

– El humor negro

– La utilización del humor como herramienta para la crítica

– Cambios de tono o estilo: utilización de un registro aniñado para referirse a tópicos propios de la poesía tradicional (amor imposible/mujer fatal) y a temas que revisten seriedad (otredad).

En otra clase, leímos nuevos poemas y continuamos con el análisis de la obra poética de Burton:

Análisis de La Mirona

Análisis de Chico Mancha

Comparto, también, un enlace en donde otros lectores comparten sus ideas sobre los poemas de Burton: http://rhymes-and-reason.blogspot.com.ar/2006/07/palillo-y-cerilla-enamorados.html

Devolución

A partir de una consigna de escritura, propuesta en clase, los chicos crearon personajes de ficción, y los presentaron en sus blogs.

Luego de leerlos todos, propongo aquí una devolución:

Rocío Hartmann, Gonzalo Vazquez Avila, Josefina Catani, Luz García Fernandez, Sol Di Liscia, Agustin Segura, Delfina Miy Uranga, Tomás Anania: no subieron nada a sus blogs. Tienen tiempo hasta el viernes para subir el trabajo (recuerden que quienes no entreguen tendrán un uno).

Tomás Borda y Bautista Olaizola: recuerden que deben subir sus trabajos al blog. NO SE OLVIDEN. De todas maneras, como ya lo hablamos, sus trabajos estaban muy bien, contemplaban correctamente las características propias del detective propio del policial clásico. BUEN TRABAJO.

– De los trabajos que se pueden encontrar en los blogs, el trabajo modelo es el de Florencia Araya (calificado con 10).  El trabajo está muy bien redactado, contempla las características propias del detective clásico, está muy completo (habla tanto de la historia del personaje como de sus características) y es muy creativo. Me gustó especialmente la idea que se propone sobre el motivo de la escritura. FELICITACIONES.

– Un trabajo muy creativo es el de Catalina Rela. A pesar de que no contempla todas las características propias del detective clásico, trabaja muy bien la idea de que debe ser una persona única. Catalina creó un personaje diferente, con el cual, por una cuestión etaria, ella puede relacionarse. Y lo que mas me gustó fue la mención a la tecnología (un elemento con el que no trabajan ni Poe, ni Conan Doyle ni Christie, obviamente, pero que sí aparece en ficciones mas modernas, como en la trilogía Millennium). Me gustó mucho el trabajo, y también lo califiqué con 10.

– Los trabajos de Lucila Giambruni, Joaquin VeniniFrancisco Mosquera y Juan Ignacio Lutowicz se destacan por un planteo muy creativo. Lucila eligió como narrador al amigo y compañero del detective, algo muy propio del policial clásico… ¡qué buena idea! Además presento un texto muy bien redactado. Joaquín prefirió que el narrador fuera el mismo detective, lo que le dio a su descripción una sorpresa final. Francisco creó un texto estilo panfleto muy divertido, en el que presentó un extravagante personaje (y lo acompañó con un dibujo muy particular). Juan Ignacio eligió el diálogo para presentarnos a su personaje.

Nicolás Monguzzi, Luna Perez Muñiz y Lucía Roggero hicieron un muy lindo trabajo con el nombre de sus personajes. Nicolás presentó al doctor Answer, un detective que tiene todas las respuestas. Lucía creó un detective con pata de palo y lo llamó Woody. Y Luna creó un personaje entrañable, con una dura historia de vida, llamado Mr. Street.

– Pero no solo Luna trabajó con el pasado de su personaje, también Mara Ripoll presentó un personaje con una intensa historia personal. Me gustó mucho como ellas trabajaron con el pasado de los personajes.

– Por último, pero no por eso menos importante, Catalina Grosso propuso un texto descriptivo muy corto en el que condensa con claridad todas las características propias del detective del policial clásico. Lo único… Catalina prometió una caricatura ¡¿Y dónde está el dibujito?!

FELICITACIONES A TODOS LOS QUE LLEVARON ADELANTE LA CONSIGNA… LOGRARON TRABAJOS EXCELENTES.

 

Algunas reflexiones con respecto a la relación entre literatura y nuevas tecnologías, y un texto para compartir…

El hecho de que las nuevas tecnologías (así como también las no tan nuevas) tengan una importante repercusión en nuestras prácticas de lectura y escritura es, a esta altura, incuestionable. Sin embargo, los modos en que opera tal relación y las consecuencias que trae, no están tan claros. Existen distintas posiciones, argumentos variados y con enfoques opuestos, y un sin número de opiniones.

Por eso, con el objetivo de esclarecer un poco la cuestión, con un grupo de docentes de Las Cumbres, nos propusimos abordarla. La consigna planteada consiste en compartir distintos textos que nos ayuden a responder varias preguntas, teniendo siempre como horizonte la posibilidad de mejorar nuestra práctica docente.

En esta entrada, comparto un texto con el que me crucé en estos días. Es algo extenso y, quizás, demasiado filosófico para nuestro propósito; pero a mi me trajo a la mente aquella reunión que tuvimos juntas pues aborda, de manera general, muchos de los temas de los que hablamos: la lectura literaria como una de las formas de lectura, aunque no la única, el cambio de rol (y la consecuente perdida de importancia) de la literatura en un mundo tecnológico, la disolución de los cánones literarios, el rol de la literatura en la escuela.

El autor es el alemán Peter Sloterdijk, filosofo alemán, quien lo presento en una conferencia, como respuesta (y crítica) a algunos planteamientos de Heidegger sobre el humanismo. De todas maneras, a mi no me interesa tanto la controversia que se suscita entre ambos autores, como la postura de Sloterdijk en relación con los cambios por los que está atravesando la literatura. Por eso, para destacar los fragmentos que tratan este punto clave para nosotras, comparto el texto resaltado y, mas abajo, un resumen y algunas reflexiones propias.

Aquí el texto: Reglas para el parque humano

Aquí un resumen del planteo de Sloterdijk y una reflexión personal sobre cómo estas reflexiones pueden relacionarse con nuestra tarea docente:

Peter Sloterdijk define el humanismo como un conjunto de cartas enviadas a los amigos. Quienes reciben estas cartas, pasan a formar parte de un selecto grupo (Sloterdijk llega a hablar de «secta») que se caracteriza por su relación con las practicas de lectura y escritura y, fundamentalmente, por su relación con la literatura.

Sin embargo, para Sloterdijk los siglos XIX y XX (y la expansión de las prácticas de lecto-escritura) traen una modificación en la función del humanismo: este se vuelve instrumento de la sociedad política para crear, a través de la lectura de los cánones que se impone en las escuelas, una conciencia nacional. Cada país pasará a tener sus lecturas particulares, y esto ayudará a crear un sentimiento de pertenencia a un grupo que no es ya la «secta de alfabetizados», sino la propia nación. Es en este sentido que Sloterdijk se pregunta: «¿Qué son las naciones modernas sino poderosas ficciones de públicos letrados, convertidos a partir de los mismos escritos en armónicas alianzas de amistad?».

Lo que el autor plantea es que hoy en día (en realidad, a partir de 1945 en adelante) estamos viviendo una tercera etapa, que puede caracterizarse como el fin del humanismo o, en sus propios términos, una era «post-humanística». Esto se debe a que las estructuras políticas propias de la sociedad de masas ya no pueden organizarse al rededor de la literatura, y por eso esta pierde su lugar central; no desaparece, pero se vuelve marginal. Para Sloterdijk: «los nuevos medios de la telecomunicación político-cultural, que tomaron la delantera en el intervalo, son los que acorralaron al esquema de la amistad escrituraria y lo llevaron a sus modestas dimensiones actuales».

Así, Sloterdijk plantea que, una de las consecuencias de la aparición de las nuevas tecnologías tiene como resultado el desplazamiento de la literatura de su ubicación central en el pensamiento occidental. Si antes se mostraba como fundamental para organizar la sociedad, política y culturalmente, ahora son los nuevos medios los que toman la delantera en este sentido.

En este contexto, debemos preguntarnos qué modificaciones debe realizar la escuela para no convertirse en una institución anacrónica que separe por completo la vida cotidiana de la vida académica. La inclusión de la tecnología en el día a día de la clase es, sin lugar a dudas, un primer paso que se presenta como una respuesta a la nueva coyuntura. Quedan muchas incógnitas por resolver aún: por un lado, debemos preguntarnos qué hacer con la tecnología además de incorporarla y cómo enseñarla. Y, por otro lado, debemos preguntarnos por la literatura y cómo podemos lograr que esta no pierda cada vez mas su importancia y que subsista, al menos en ese lugar algo marginal que hoy le toca ocupar.

Una posibilidad consiste en analizar las posibles formas de relacionar literatura y nuevas tecnologías: debemos pensar no sólo cómo estas incluyen formas literarias, sino también la forma de incorporarlas a la clase. Además, no podemos perder de vista otra cuestión: cuál es el sentido de llevarlas a la clase, cuál es el beneficio pedagógico de la inclusión de estas nuevas formas de literatura en la educación.

También debemos pensar otra cuestión: qué entendemos por “nuevas formas de literatura”. De acuerdo con algunos de los textos que venimos incorporando en nuestro “archivo” (el uso de este término no es inocente, y quiero usarlo en un sentido Slordijkeano), podemos tener en cuenta: nuevos argumentos literarios, nuevos soportes de textos (que implica pensar no solo en nuevos soportes para textos viejos sino también en nuevos soportes para textos nuevos, y cómo estos se adaptan a su nueva especificidad), cambios en las “formas” textuales de la literatura (entendiendo la forma como lo opuesto al contenido: extensión, relación con lo visual y lo auditivo, incorporación de imágenes y videos).

Esto nos presentará otro planteo (o al menos a mí me lo presenta): en esta nueva era, cuando hablamos de “literatura” ¿podemos pensarla solamente como “escritura”? ¿No deberíamos ampliar su definición, para tener en cuenta su enorme vinculación con otros formatos de ficción?  Muchísimos teóricos de la literatura han dejado de limitar su objeto al lenguaje escrito para pensarlo en su enorme complejidad y en sus intrincadas relaciones con los nuevos productos de la cultura de masas.

Toda la reflexión que estamos realizando alrededor de la relación entre nuevas tecnologías y literatura, bajo la luz del texto del Sloterdijk me ha provocado otro cuestionamiento: Sloterdijk plantea que el final del humanismo se dio alrededor de 1945 (menciona dos acontecimientos que él considera fundamentales, que son la invención de la radio  y la invención de la televisión) ¿por qué, entonces, recién hoy la escuela se hace cargo de pensar esta cuestión? Porque la escuela como institución no se preocupó por la revolución que implicó la creación de la radio y de la televisión: no existió (al menos, no de manera generalizada) una materia “radio” o “televisión” o como hoy, y desde hace tiempo, existen materias tales como “informática” o “computación”. No se pensó en el poder pedagógico de estos dispositivos. No se los incluyó en la escuela, más que marginalmente.

Quizás esta cuestión deba buscarse en la especificidad de los propios medios. No parece casual que la invención de la radio y de la televisión pueda asociarse a dos fechas tan significativas como son  1918 y 1945. Se trata de años durante los cuales, probablemente, haya sido mejor no pensar, antes que tener que afrontar un pensamiento sobre la situación bélica y las catástrofes mundiales. Quizás por eso podemos asociar estos medios con la evasión de la realidad y con una actitud del sujeto más pasiva que activa. En este sentido, la pedagogía no podría hacerse cargo de estos nuevos medios; imposible incorporarlos y volverlos productivos.

Distinta es la situación de la computadora y, más aún, de su optimización producto de Internet. Se trata de un dispositivo que convierte al sujeto en un agente activo: lee, selecciona información, “navega”, toma decisiones, sigue uno u otro hipervínculo, busca, investiga, e incluso escribe y publica (se debe destacar el rol de los blogs). Sloterdijk no ignora esta situación y se atreve a postular que el individuo se vuelve, a través de las nuevas tecnologías, incluso más activo que en la era humanista. Pues antes consumía los clásicos impuestos, establecidos como canónicos. En cambio, ahora: “es la marca característica de la era técnica y antropotécnica que cada vez más pasen al lado activo o subjetivo de la selección”.

Está claro que esta nueva era del sujeto activo y selectivo, susceptible de convertirse en actor, sin verse obligado a resignarse al papel de espectador, es una pura potencia. Sin embargo, los resultados dependerán, en gran medida, de cómo la escuela aborde la cuestión y de que se haga cargo de que los estudiantes necesitan de una guía constante para aprender a aprovechar los medios tecnológicos en este camino. Pues, a pesar de las enromes posibilidades que los nuevos medios nos presentan, estos no suponen de por sí el cambio de conciencia, y el sujeto puede volverse un mero receptor pasivo de los contenidos informáticos (ya sabemos que en eso el hombre tiene experiencia). Sería necio pensar que la mera existencia de la web nos convierte en productores, y nos desata de las cadenas impuestas por la ideología.